Siempre nos quedará Tetuán

Sí, lo reconozco soy un adicto, no tengo la suficiente capacidad para resistirme, soy débil y de vez en cuando, necesito mi dosis, es entonces, cuando deambulo por las callejuelas de internet buscando un camello que me suministre un viaje bonito y barato. Así es como probé, La paloma blanca (Tetuán), sin lugar a dudas un gran viaje, repleto de sensaciones diferentes e interesantes.

tetuan3.jpg

Viernes, vuelo de Ryanair con dirección Tánger, 15:35 horas con puntualidad inglesa despegamos de la terminal 1 de Barajas y una hora más tarde aterrizamos en el desértico aeropuerto tangerino, el único avión es el nuestro. Nos reciben con música tradicional marroquí y a las mujeres les regalan flores, una alfombra roja nos guía hacia el control policial, un stand con camareros ofrecen a los turistas té y pasteles típicos, ¿Pero qué pasa aquí?, vaya recibimiento! (más tarde, nos enteraremos que era el día de la mujer, 8 de marzo, y de ahí todo ese tinglado). Cambiamos dinero en Poste Maroc a 10.86 Dírham el Euro, está en el hall principal del aeropuerto y ofrece un cambio muy competitivo.

Para ir del aeropuerto tangerino a la pequeña ciudad de Tetuán, existen varias opciones; La opción menos interesante y más cara, es coger un taxi en el aeropuerto (400 Dh) y que te lleve directamente a Tetuán, otra opción, más económica, es coger un taxi del aeropuerto, a la estación de autobuses de Tánger (no más de 100 Dirhams), una vez allí se puede coger un taxi compartido (40 Dh por pasajero) o tomar un autocar que suelen salir cada 30 minutos, nosotros nos decidimos por ésta última opción. Transport Irica, por 19 Dh (1.70€ el billete) y una hora de trayecto, nos deja en Tetuán.

tetuan5.jpg

 

 

El alojamiento que hemos elegido es el Riad "El Reducto", se encuentra en el interior de la medina, al que llegamos caminado desde la parada del autocar, unos 15 minutos. http://www.elreducto.com/, un remanso de paz, muy acogedor, la casa tiene cinco habitaciones, decoradas con mimo por Ruth, nosotros elegimos la más económica, 50 euros con desayuno.

 

Nada más dejar las mochilas en la habitación y sin perder ni un segundo, nos lanzamos a las calles de Tetuán, ansiosos por descubrir esta cultura tan lejana y a la vez tan cercana. Entre 1913 y 1956, Tetuán fue la capital del protectorado español de Marruecos y la influencia española ha seguido siendo importante incluso después de la independencia del país. http://es.wikipedia.org/wiki/Tetu%C3%A1n

Pasear por la medina, declarada Patrimonio de la humanidad en 1997 por la UNESCO,  es sinónimo de perderse, se trata de un entramado de callejuelas a modo de laberinto, delimitada por una muralla de finales del siglo XV, dispone de siete puertas abiertas al mundo. Deambular por la medina, se convierte en una experiencia muy impactante y totalmente recomendable, no dejas de estar pasmado por todo lo que te rodea, es como una sobredosis de asombro, calles bulliciosas, llenas de vida, con una esencia especial. A nosotros, nos recordó a los viajes por Marrakech y Tanzania, siempre tan intensos. Quizás, pueda resultar algo agobiante al principio, pero sólo es cuestión de darse tiempo. Recomiendo confiar, dejarse llevar y relajarse para disfrutar plenamente de la experiencia.

tetuan10.jpg

Durante el paseo sin rumbo, se nos acercó un hombre que siguiendo unas pautas bien aprendidas, de cortejo al turista y por dos euros, nos guió hacia una tienda, donde tuvimos el primer contacto con comerciantes Tetuanís, muy simpáticos y amables. Después le indicamos que queríamos cenar y nos mostró varios restaurantes, decidiéndonos por el Restaurante del Riad Dalia. www.riad-dalia.co, por unos 17 euros cenamos típica comida marroquí, unos entrantes, cuscús, tallin de verduras con pollo,  cerveza fresca y postre, todo exquisito.

8:00 de la mañana, rompiendo el dulce silencio de la habitación, suena el despertador. Comienza el sábado, tras un copioso, contundente y sabroso desayuno, nos arrojamos a la urbe. Hoy es día de mercado, las calles están llenas de vendedores ambulantes, de pequeños puestos de fruta y comida que otorgan a la ciudad un colorido muy llamativo.

Decidimos salir de la medina y explorar la parte de la ciudad que se extiende al otro lado de la muralla (data del final del siglo XV), nos dirigimos hacia un cementerio musulmán, emplazado en una gran llanura, desde donde se pueden admirar las montañas de Arsa y Gorghis. Atravesando la necrópolis, avanzamos hacia la parte alta de la ciudad, donde se encuentra un antiguo, ruinoso y abandonado cuartel militar español, nos encontramos en la parte más alta de la metrópoli, desde este punto se tiene una estupenda perspectiva de la ciudad, casas apelotonadas, blanquecinas, un mar de azoteas, con parabólicas y ropa tendida, de fondo, las montañas verdes del Rif.

tetuan12.jpg

Comienza a llover y decidimos volver al abrigo de la  medina, nos metemos en un pequeño bar, donde hay varias personas fumando hachís, pedimos dos tés a la menta y  charlamos con uno de los dueños, decide acompañarnos y hacer de guía turístico por cinco euros.

Todos sabemos que el té es muy diurético, así que como primera parada de nuestro tour; unos baños públicos, una especie de cueva oscura, con habitáculos minúsculos donde hacer las necesidades por una pequeña propina. Nuestro nuevo “guia-amigo” nos enseña, el Dar Dbagh (Tenerías), donde vemos un trabajador que se afana por curtir un manto de cuero, desde luego un trabajo muy duro y laborioso. Continuamos nuestro paseo guiado por la superpoblada medina, donde viven más de 30.000 habitantes, nuestro “guia-amigo” nos va contando, cómo gestionan el negocio del cuero, de la fabricación y comercialización de productos, nos habla en un perfecto español, sobre aspectos de la vida y de las gentes de su ciudad, sin darnos cuenta llegamos a la casa de las especias, donde nos hacen una demostración sobre los usos medicinales de algunas semillas y hierbas.

tetuan1.jpgtetuan9.jpg

Continúa lloviendo en Tetuán, o más bien, parece que esta diluviando, pero la vida no se para, la gente no huye a sus casas, ni se cubren con paraguas, siguen en la calle, como si nada, la vida sigue con una naturalidad abrumadora. Tras varias caminatas más y otras tantas charlas, decidimos regresar al Riad, nos despedimos de nuestro amigo, que calado hasta los dientes, se despide con una mellada sonrisa. Comemos unos sabrosos y contundentes menús, en el restaurante del Riad (19 euros) y tras una reconstituyente ducha y un merecido descanso, continuamos con nuestra aventura tetuaní.

La lluvia no cesa, nos dirigimos hacia un zoco cubierto, una especie de mercado dentro del mercado, pero con tejado, tiendas de todo tipo entremezcladas, puestos de 1 m2 donde apenas existe espacio para el propietario, tiendas de dulces, junto a tiendas de ropa tradicional, tiendas de móviles, junto a tiendas de comida rápida, un caos muy curioso. Nos llama la atención un restaurante, donde venden unos bocadillos con una pinta estupenda, el hambre se nos despierta y decidimos cenar un bocatas típico tetuaní, por 35 DH (3.30 euros) con bebidas.

La noche aparecía tímidamente en Tetuán y la luna se asomaba de puntillas, la lluvia se había convertido en una liviana llovizna y nosotros decidimos sentarnos en la terraza de una tetería a disfrutar de un té caliente. Nos gusta observar la vida que transcurre a nuestro alrededor, el vendedor de cigarrillos, un chaval con su puesto ambulante que ordena su mercancía con un mimo exquisito, enfrente, la plaza iluminada del palacio Mohamed V, custodiada por policías, a nuestra izquierda un Cine abarrotado de gente… ¡Ey!, ¡un cine!, ¿vamos!?... nos informan que no proyectan ninguna película, el cine-teatro Español, está siendo utilizado para obras de teatro infantil, pero no hay mal que por bien no venga, decidimos tomarnos un GinTonic en el Riad, donde terminamos compartiendo, hasta altas horas de la madrugada, una interesante conversación sobre temas de actualidad, con los propietarios del Riad, Brahim y Ruth, gente muy abierta y acogedora.

tetuan6.jpgtetuan4.jpg

tetuan13.jpg

A la mañana siguiente, tras otro contundente desayuno, damos nuestra última caminata por la avenida Mohamed V, si habéis leído El tiempo entre costuras, novela española, escrita por María Dueñas, la historia se desarrolla en gran parte por Tetuán y seguro que os traerá recuerdos de las vivencias de Sira, por estos lugares. http://eltiempoentrecosturas.blogspot.com.es/

La caprichosa Tetuán decide despedirnos con lluvia, tomamos un taxi que nos lleva a la parada de autobuses por 15 DH, (1.3 euros) y allí nos informan que cada 30 minutos salen autocares en dirección Tánger, cogemos uno por 16 DH y en una hora nos coloca en la casilla de salida, Tánger. El vuelo sale al medio día, comemos en un restaurante cercano a la estación de autobuses. Después, tomamos un destartalado taxi, que cuenta en su haber con más de 721.000 Km y por 100 DH (10 euros) nos lleva al aeropuerto.

De Tetuán destacaría, que no es un destino puramente turístico y puedes vivir la autenticidad de una pequeña ciudad marroquí, sus habitantes, te reciben con los brazos abiertos, son extrovertidos y charlatanes, pero te dejan tu espacio. En el aspecto económico; tanto el vuelo, el transporte, alojamientos y comidas, resultan sumamente baratos para un europeo, además, existe mucha oferta hotelera, para todos los bolsillos.

Un viaje que lo hemos disfrutado intensamente, como intensa, es la ciudad que nos ha acogido. Todos los viajes se despiden con un “quizás volveremos”, pero casi siempre eso no sucede. Este volveremos a Tetuán, lo decimos de una forma diferente a las anteriores, la ciudad y sus gentes nos han cautivado.

Si te apetece una dosis de aventura y cambiar completamente de escenario, teniendo un presupuesto ajustado, Tetuán es tu destino.

Playas y Mercados

Las playas de Martil y del Rincon.

Mercado en Oued Laou, zoco rural que se celebra los sábados.

Qué Visitar

-         Chaouen: está localizada en las montañas del Rif, entre Tánger y Tetuán. 60 km de Tetuán.
-         La medina Patrimonio de la Humanidad junto a la de Fez.
-         Barrio de la judería.
-         Hamman Cerca del Riad el Reducto, imprescindible llevarse toalla y bañador.
-         Plaza Hassan II con el Palacio Real
-         Gran Mezquita y Mezquita Saidi
-         Zoco del Hots
-         Rue el Sattain ( una calle abovedada que es una maravilla)
-         Plaza Guersa el kebira
-         El larguísimo Zoco “El Foqui” hasta el final de la calle Fes -Puerta Bab Tout
-         Museo Arqueológico
-         El Ensanche Español
-         El museo etnográfico
-         La escuela de artes y oficios indígenas
-         Las tenerías y curtidurías

Alojamientos en la medina

Riad El Reducto: Dirección: (Mechwar) Essaid Zanqat Zawya kadiriya N° 38. Datos de Contacto: Teléfono: 00212 539 96 81 20. Website: http://www.elreducto.com/

Hotel África: habitaciones limpias y muy dignas, por 12 euros la noche con desayuno, situado en Rue Kaïd Ahmed Nº 17, una calle repleta de hoteles.

Hotel Riad Dalia: www.riad-dalia.co

Dónde comer
Muchas opciones, de todos los precios, Tetuán es famosa por sus bocadillos de todos los tipos, también hay mucha oferta de pescados, tanto en el centro de la ciudad como en la playa de MARTIL (que esta a 5 km del centro).

Os recomiendo: Cafeterías de RAHMOUNI o JENIN, Rst. la Unión, Rst. Hala  Route, Rst. Riad el Reducto y Rst. Riad Dalia.

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos